• Proveedores
  • Acceso Externo
Media

Gestamp facturó 7.456 millones de euros en un 2020 sin precedentes

Interior de una planta de producción de Gestamp.
Interior de una planta de producción de Gestamp.

Gestamp ha reducido su deuda neta en 271 M€, hasta los 2.058 M€, demostrando su resiliencia, capacidad de reacción y la solidez de su modelo de negocio

24.02.2021

Gestamp, multinacional especializada en el diseño, desarrollo y fabricación de componentes metálicos de alta ingeniería para la industria de la automoción, presentó hoy sus resultados anuales de 2020 con unos ingresos de 7.456 millones de euros, un -17,8% menos (-13,6% a tipo de cambio constante), con respecto a 2019. Esto representa una mejora de 7,8 puntos porcentuales frente al mercado mundial de producción de automóviles.

En 2020 Gestamp ha demostrado que cuenta con un robusto modelo de negocio, al reducir su deuda neta en 271 millones de euros, hasta los 2.058 millones de euros (sin NIIF 16), a pesar de la caída sin precedentes del mercado en 2020 debido al COVID-19.


El Grupo supera al mercado en todas las regiones
El Grupo ha superado al mercado en todos los países en los que la compañía opera, con dos dinámicas diferentes. Por una parte, el mercado chino estuvo muy impactado en febrero, pero registró una fuerte recuperación en el segundo semestre.

Por otro lado, los mercados europeo y estadounidense sufrieron fuertes caídas de volúmenes en abril como resultado de los cierres generalizados de las plantas y posteriormente tuvo lugar una recuperación más lenta de los volúmenes en el segundo semestre.


Un año en dos mitades
El año 2020 ha contado con dos mitades diferenciadas. Durante el primer semestre, Gestamp implementó medidas de emergencia para abordar la pandemia. La atención se enfocó a actuar con rapidez para garantizar la seguridad de nuestros empleados y los compromisos con los clientes, al tiempo que se preservaba el balance.

En la segunda mitad del año, el Grupo centró sus esfuerzos en la implementación de la primera fase del Plan de Transformación (que incluye el control de costes y acciones específicas), así como en el uso continuado de medidas de flexibilidad. Ambas líneas de acción, junto con una mejora de los volúmenes de mercado, dieron como resultado un aumento de los niveles de rentabilidad.

Durante el segundo semestre de 2020, el Grupo alcanzó un margen de EBITDA del 12,3% frente al 12,1% del segundo semestre de 2019. La implementación de medidas de reducción de costes y control de deuda, incluyendo una estricta reducción del gasto de capital y un enfoque hacia la gestión del capital circulante, se han traducido en una disminución de la deuda neta de 271 millones de euros, hasta los 2.058 millones de euros frente a los 2.329 millones de euros registrados en 2019 (ambos excluyendo la NIIF 16).

A pesar de las dificultades afrontadas durante el año, Gestamp ha logrado alcanzar sus objetivos establecidos para el año fiscal 2020 anunciados en julio de 2020 y actualizados en octubre. Así, la deuda neta está muy por debajo de los niveles de 2019 (excluida la NIIF 16), el margen EBITDA está por encima del rango superior del 9-10% (excluyendo NIIF 16) y las inversiones están en el entorno de los 500 millones de euros (excluyendo NIIF 16).

Guidance para 2021
Gestamp espera que durante 2021 los ingresos superen al mercado mundial de producción de automóviles en un dígito y medio. El continuo enfoque en la ejecución del Plan de Transformación permitirá al Grupo alcanzar un margen EBITDA superior al 12% para finales de 2021.

Todos los esfuerzos están en línea con el objetivo de alcanzar el objetivo de margen EBITDA del 13% para 2022, que estará impulsado por una mejora de los volúmenes hasta niveles similares de 2019, una reducción de la estructura de costes fijos, la estabilización operativa y la contribución de las iniciativas relacionadas con la industria 4.0.

Francisco J. Riberas, presidente ejecutivo de Gestamp, explicó: “En un entorno de mercado sin precedentes, nos hemos movido con rapidez y hemos demostrado nuestro modelo de negocio resiliente, preservando nuestro balance y generando un flujo de caja positivo, como ya hicimos en la crisis de 2008/9”.
“Gestamp seguirá creciendo con el foco en la generación de caja aprovechando su capital invertido y las nuevas tecnologías, apoyando las necesidades de nuestros clientes en su camino hacia la electrificación”, añadió Riberas.

Documentación

zip
2,8 MB

Galería

Gestamp ante el COVID-19